Oct 02 2016

Existe un mar de posibilidades para mover al mundo.

Actualmente se hacen grandes esfuerzos por conseguir energías alternativas a la energía fósil.

El petróleo es altamente costoso y su producción además es contaminante, no hay que ser un erudito para saber que no es sustentable y conspira contra un medio ambiente saludable para el futuro. Entre las tendencias que existen para el momento de escribir este artículo, quiero abordar especialmente una, que por sus características hace que los artefactos usados para generarla sean muy variados.

Me refiero a la energía que proviene del mar. La energía marina tiene como característica su densidad porque es mucho más alta que la de cualquier otro tipo de energía que se considere en estos momentos. Consideren el volumen inmenso de agua, los movimientos diarios de las mareas, su olas, su concentración de sal y otros aspectos como su temperatura producen corrientes marinas constantes, sin duda hay mucha energía verde de la que nos podemos provechar.

Por ahora el aprovechamiento de las mareas y la energía producida por el oleaje gozan de mayor atención. Pero la relación entre lo que se produce y lo que eso cuesta producirlo no es apetecible. La relación costo beneficio es negativa, razón por la cual no es viable. En este momento se trabaja en fórmulas que logren llevar esa relación a favor del beneficio y no de los costos. Los medios usados para poder producir energía que motorice el aparato industrial que tenemos, no son atractivos económicamente y tampoco desde el punto de vista del ambiente.

energias-renovables

Al tipo de energía que resulta del aprovechamiento de las mareas se conoce con el nombre de Energía Maremotríz. Dicho de una manera coloquial, la luna y el sol, como saben, ejercen una poderosa fuerza gravitatoria sobre la tierra y los mares ascienden y descienden diariamente, la diferencia entre esas alturas es aprovechada colocando partes móviles, se realizan canalizaciones y depósitos para hacer mover un eje que se acopla a un alternador y se genera electricidad.

Es el mismo principio de la represa pero solo imaginen la cantidad de agua disponible y que las mareas no paran. En una represa si hay una gran sequía el volumen de agua bajaría y pondría en peligro la generación, como ha sucedido ya en enormes represas, como la de Guri, en un país de Suramérica llamado Venezuela.

Otra forma de aprovechar el poder del mar para producir energía es la energía Undimotriz, que es la que se produce por las olas.

Este tipo de energía usa dispositivos de captación como: Boyas, placas, pozos y flotantes. En el caso de la boyas, se ancla un instrumento al fondo y se coloca una boya sujetada a él, esto se hace con un cable que queda flotando en la superficie. La boya cube y baja con el paso de las olas y este movimiento activa un pistón gracias a un imán de gran potencia, con el que cuenta todo el sistema, de esta manera se produce la electricidad.

Existe una variación que consiste en tener a la maquinaria necesaria en tierra y las boyas estarían en un pozo que se comunica con el mar.

También está el método de las placas oscilantes, que usa placas de gran tamaño a una profundidad de unos 12 metros y gracias a la presión hidráulica que producen las olas profundas se alimentan turbinas eléctricas.

turbinas-electricas

Por otra parte, puedo decirles que por medio de un dispositivo flotante de partes que se articulan se obtiene energía del movimiento relativo entre sus componentes. Son enormes cilindros conectados y parcialmente hundidos. La ola lo que hace es activar el movimiento y eso mueve el sistema de motores hidráulicos que bombean aceite a alta presión acoplados a un generador eléctrico. La electricidad producida llega a tierra gracias a un cable submarino.

Finalmente está el modelo del pozo, este es hermético y tiene en su parte superior una pequeña abertura por ella, gracias a la presión ejercida por las olas, sale expulsado el aire que termina moviendo a una turbina que genera electricidad. Existen algunos países que trabajan ya para aprovechar la energía de las olas, entre ellos están Estados Unidos, Japón, Dinamarca, Noruega, entre otros.