Ene 31 2017

Un buen punto de apoyo

Para crecer casi siempre necesita de la ayuda externa, solo hay que asesorarse bien para no irse de bruces.

Si estás pensando en que este es el momento de crecer con tu empresa, entonces de seguro vas a necesitar músculo financiero para poder apalancar ese crecimiento. No debes tenerle temor al crédito, el cliché de trabajar con el dinero en mano y sin pedir prestado, mantiene a las empresas en una situación de estancamiento o de poco aprovechamiento de oportunidades.

El crédito no es para todos y tampoco para todo momento, hay condiciones que debes considerar para tomar la decisión de irte por esa vía. El tipo de préstamo dependerá de las necesidades particulares de tu empresa, a veces con un préstamo personal puedes conseguir el dinero necesario para lograr el desarrollo que te has planteado, es importante no sobre endeudarse.

Los créditos hipotecarios son otra opción para tener el apalancamiento que le hace falta a tu emprendimiento y generalmente se recurre a él cuando la cantidad que se solicita es considerable y no puede ser cubierta por un crédito personal. En este caso debe haber una garantía que debe soportar la carga del compromiso adquirido en caso que tú como prestatario, no cumplas con lo acordado en el contrato. Por supuesto sabes que debes pagar unos gastos de hipoteca, que tienen que ver con registro, tasación y notaría.

venta inmobiliaria

Esta última forma de obtener el dinero que tu negocio necesita, me refiero a préstamos con garantía hipotecaria, pueden conseguirse de diferentes maneras. Puedes hipotecar tu casa, eso significa que será el aval o la garantía que pones al banco en caso de que no pagues lo acordado en los plazos establecidos. Es de destacar que la cantidad que solicites debe ser soportada por el valor de tu propiedad, que será evaluada por un perito que seleccione el prestamista y quien establecerá un monto según sea su tasación. No pedirás 10.000 euros y darás tu casa en garantía, cuando la tasación de tu propiedad es de 200.000 euros. El riesgo que asumirías es muy elevado, por lo tanto si vas a pedir una cantidad como la mencionada es recomendable que no uses la hipoteca como vía para obtener el préstamo.

Por una casa de ese valor podrías aspirar a obtener un 50% del valor de tasación hecho por el perito. En este tipo de tratos no importa el nivel de ingresos de la empresa ni el tuyo, aquí el banco asumirá el riesgo de prestarte el dinero con la garantía de obtener la propiedad si no pagas. Es de destacar que el negocio de los bancos no es quitarle casas a los prestatarios, su negocio son los intereses, ya que al obtener la vivienda tendrían que incurrir en gastos de mantenimiento y gestiones para venderla.

Hay unas categorías a través de las cuales puedes pedir dinero bajo la figura de la hipoteca y pueden variar de un banco a otro. Existe por ejemplo el préstamo para realizar tu proyecto como inversor, para rehabilitar tu negocio, comprando mobiliario nuevo, etc., además también están los préstamos para terminar, por ejemplo, una construcción que hayas iniciado, en caso de que seas constructor, préstamos llamados business cash, que es para hacer pagos inmediatos, entre otros.

Los plazos varían, así como los intereses de entidad a entidad, al igual que los montos a otorgar y las condiciones. Es muy importante que no te quedes solo con uno o dos prestamistas, ve a la mayor cantidad posible de ellos y luego evalúa cuál se adapta mejor a tus necesidades y cuál es el más atractivo en cuanto a plazos de pago, condiciones e intereses. La situación de la economía española en este momento ha dado un aire al otorgamiento de créditos, el aparato productivo y la demanda de bienes está mejorando y eso hace que la banca tenga más disponibilidad para créditos más blandos porque hay más posibilidades de que esos préstamos sean pagados.

crecimiento

Fuentes del sector financiero español hablan de un aumento de los préstamos a pequeñas y medianas empresas en el último año. De los cuales el 34% es en hipotecas. No es un punto deseado en el que se encuentra la cartera de créditos; pero ha habido un avance sustantivo que alienta mucho al sector financiero. Como siempre las empresas pequeñas son las que menos acceso tienen al financiamiento.